EXPOSICION COLECTIVA NAVAJAS 2021

 

Exposición Colectiva

La Exposición de pintura se inició hace cuarenta y un años. Fueron Adela Calatayud y José Antonio Torres los que la han mantenido durante todos estos años. Por esta exposición ha pasado un enorme catálogo de artistas.  En el año 2021cambia su ubicación y se podrá visitar en la sala de exposiciones de la plaza del Olmo 1.

La frase de Fiodor Dostoievski “La belleza salvará el mundo” es un auténticoenigma.Tomada de la novela “El idiota”apareceen la  página Web de Antonio Camaró, autor que cuelga un cuadro en esta exposición. Nada más leerla un montón de preguntas me asaltaron: ¿De verdad la Belleza salvará el mundo?¿Es tan necesaria como lo es el aire o el agua para el ser humano? ¿Tiene un poder transformador tan grande? ¿De qué amenaza, hay muchas, puede salvar el mundo?

Como espectadores disfrutamos de labelleza, por ejemplo, enel rumor delagua, en el fuego que rodea y consume la madera, en un atardecer encendido y en tantas otras manifestaciones de la Naturaleza. Tambiéngozamos de lascreaciones deotros a través de los distintos artes. Incluso en manifestaciones deportivas.  Yestápresente en los sentimientos y actitudes de los demás, cuando aparece la compasión, el perdón o el cuidado en un grado superior a lo que solemos encontrar.

Creo que la belleza es que un don al que tengo derecho, que me he ganado a través de un esfuerzo de apreciación o simplemente por estar alerta ante la misma.

La belleza nos hace sentir bien. Y buscar a los otros y hacernos uno con ellos. Este puede ser el sentido salvador de la belleza. A través de ella podemos comunicarnos con los que están alejados, acercarnos a losque vemos diferentes y soñarjuntos con un mundo mejor. En cierto modo es una vuelta al paraíso. La belleza es el amor realizado. O un amor herido y necesitado. Pero siempre es opuesta a la nada, al vacío y a la soledad

La belleza puede ser terrible y amedrentadora cuando su presencia nos hace comparar nuestrossentimientos, pensamientos y acciones, es decir nuestra belleza, con la belleza que otros han creado y no resultamos favorecidos en esa equiparación.

Con estas ideas rondándome en la cabeza me acerque a la exposición. No se si puedo contestar a mi propia pregunta sobre el poder de la Belleza, pero lo que si que es cierto que llegue a las salas conun grado de atención consciente muy alto. Ávido de encontrar alguna respuesta. Al recorrer la exposiciónsentí que se trataba de un auténtico tesoro educativo.  Es una oportunidad de poder degustar la pintura de doce artistas al lado de tu casa y en directo. Teniendo en cuenta el poco tiempo que le presta el sistema educativo al arte: dos horas a la semana en primaría para todas las artes: música, pintura,danza, modelado…, tener a mano un recurso como este es un privilegio para cualquier pueblo pequeño. Quizás la visita despierte la creatividad de algún espectador ybusque ayudao se convierta en autodidacta.

  Alguno puede pensar que no todos los artistas que exponen tienen un reconocimiento por parte de la “crítica”. Pero esto no tiene ninguna importancia para mí ya que no conozco ninguna técnica pictórica, ni puedo apreciar lamaestría en este aspecto. A lo más que puedo aspirar es a buscar el mensaje que trata de comunicar cada pintor y a través de ese mensaje acercarme a su alma.También séque el creador pone todos sus sentidos, todo lo que sabe y todo lo que hace en cada trabajo. No se le puede pedir más.

Esto fue lo que encontré en los cuadros:

Adela Calatayud. Una ventana vieja en una casa vieja. Por una rendija, entre el marco y la pared, ha crecido una planta con hojas verdes y llenas de vida. La naturaleza tiene un enorme poder y en cuanto la dejamos es capaz de llenar de vida cualquier rincón.

Francisco Rams. Nos trae del pasado unas barcas de pesca en la playa del Cabañal. Recuerdo esas barcas. Y el rastro que dejaban en la arena cuando las sacaban o metían en el agua. He vuelto a sentir el olor del mar y de la madera barnizada de las barcas.

Elías Carsí. Una mesa con tres sillas y una maceta. Veo el hueco que queda detrás de la mesa, justo enfrente y en el centro del cuadro. Hay una ausencia misteriosa y en esa nada encuentro la belleza del cuadro. Puedo imaginar desde otra silla hasta una persona, puedo imaginar una historia triste o llena de alegría.

Antonio Camaró. Ha colgado un fragmento de su obra: “Homo Ethicus”. La que corresponde a la Tierra. Es el espacio en el que nos movemos, podemos tratar de mejorar y construir un mundo mejor. Presenta un grupo de personajes que han sido capaces de mejorar la comprensión y la belleza del mundo. Para mí la másbella es Simone Wells por su capacidad de llevar a la práctica su filosofía.

MarioJuste. Una acuarela con un rostro de mujer. Transmite sentimientos encontrados de alegría y tristeza, melancolía y esperanza … Incertidumbre en la mirada hacia el cielo de una mujer.

Jesús López. Una joven va caminando por la playa en un día gris. Entre la arena y el agua. No vamos a ver su rostro, ¿Qué está haciendo? ¿dónde va? ¿¿Quién es? La belleza del misterio. El autor ha puesto un velo que nos impide ver con claridad lo que está sucediendo.

Lucía Renar. El mar visto desde la misma orilla. La arena y el agua que resaca. Una ola como un murotransparente que si lo atraviesas te lleva al mar de atrás oscuro y clamado. Allí espera la paz al nadador La belleza regalada de la Naturaleza.

Lucía de Asunción.Un retrato de Frida Kahlo con un corsé ortopédico. Yo lleve uno parecido en mi adolescencia. En el rostro de Frida se refleja todo el dolor que produce tanto el aparato como el que trata de solucionar. Pero el pecho de Frida está desnudo.

M.ª Luz Collado. Un cuadro lleno de colores y movimiento. Un lago, una ciudad, autopistas hacia el cielo con formas vegetales. Una visión diferente y feliz del futuro.

Irene Gil. La artista más joven nos regala, creo, un autorretrato. El cuadro es luminoso. Los colores de la cara de la pintora se reflejan en los lienzos. Como si con su sola presencia en ella pasaran a la tela. Sueños de artista.

José Darder “El Nap”. Fue mi suegro durante la última década de su vida. Compañero alegre y optimista,pintaba, entre otras cosas, los barcos en los que había trabajado en su construcción o reparación. Orgulloso de su trabajo en la Cruz del Sur y en un elegante velero los plasmó en los dos

Gerardo Stubiny. Nos envió una colección de plantas silvestres creadas con lápiz, papel de plata y pan de oro. Una correhuela, la más sencilla planta trepadora, cruza el cuadro. asustada ante su propia belleza.

Manuel Torres Blasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *